martes, 22 de abril de 2014

La mitología clásica y las flores

El mundo de la mitología clásica siempre ha estado relacionada con la naturaleza y por ese motivo encontramos varios mitos donde sus personajes acaban siendo transformados en elementos de la naturaleza como ríos, árboles, estrellas, etc.

Dada la ocasión que estamos en plena primavera, os presento tres mitos cuyos personajes fueron transformados en flores que aparecen en las Metamorfosis de Ovidio. 

Narciso:


Narciso por Caravaggio

Un auténtico clásico dentro de la mitología clásica. Narciso, rechazando el amor de Eco, fue castigado por Némesis a amarse a sí mismo. Al no verse correspondido por este amor, muere contemplándose en el reflejo de un lago. 

"Planxere sorores naides et sectos fratri posuere capillos, planxerunt dryades ; plangentibus adsonat Echo, iamque rogum quassasque faces feretrumque parabant : nusquam corpus erat ; croceum pro corpore florem inueniunt foliis medium cingentibus albis."

"Lloraron las náyades, sus hermanas, y depositaron sus cabellos cortados en honor de su hermano, lloraron las dríades: Eco devuelve el sonido a las que lloran. Y ya preparaban la pira, las agitadas antorchas y el féretro: en ninguna parte había un cuerpo, en lugar de cuerpo encontraron una flor azafranada que rodeaba el centro con blancas hojas

Cuando Narciso muere, es transformado en una flor que hoy en día conocemos con el mismo nombre que el del personaje mitológico.



Jacinto:


La muerte de Jacinto por Jean Broc

Jacinto, hijo del rey Amiclas, fue un joven del que Apolo se enamoró. Un día Apolo jugaba a lanzar un disco en el aire que sin querer cayó sobre el rostro de Jacinto, provocándole la muerte.

"Talia dum uero memorantur Apollonis ore, ecce cruor, qui fusus humo signauerat herbas, desinit esse cruor, Tyrioque nitentior ostro flos oritur formamque capit, quam lilia, si non purpureus color his, argenteus esset in illis."

"Mientras son mencionadas estas cosas por la boca verídica de Apolo, he aquí que la sangre, que derramada en la tierra había marcado la hierba, deja de ser sangre y, más resplandeciente que la púrpura tiria, nace una flor y adopta una forma como los lirios, si no fuera porque en éstos el color es púrpura, en aquéllos plateado.

Finalmente Jacinto se transforma en la flor que hoy en día también conocemos con el mismo nombre que el del personaje mitológico.


Clitia:

Clitia transformándose en girasol por Charles de la Fosse

Clitia fue una ninfa que se enamoró de Helios, el dios del Sol. Ésta jamás fue correspondida por este, ya que provocó la muerte de una de sus amantes, llamada Leucótoe. Clitia se dedicó a contemplar durante nueve días el curso del Sol en ayuno total. 

"Membra ferunt haesisse solo, partemque coloris luridus exsangues pallor conuertit in herbas ; est in parte rubor violaeque simillimus ora flos tegit. Illa suum, quamuis radice tenetur, uertitur ad Solem mutataque seruat amorem."

"Dicen que sus miembros se clavaron en el suelo y una amarillenta palidez convirtió parte de su color en lívidas hierbas; en otra parte hay un tono rojizo, y una flor muy semejante a la violeta cubrió su rostro. Ella, aunque es retenida por la raíz, se vuelve hacia el Sol que siente como suyo y metamorfoseada conserva su amor."

Finalmente Clitia es transformada en un girasol.



Textos utilizados:

Narciso: Ovidio, Metamorfosis, III. 340-511

Jacinto: Ovidio, Metamorfosis, X. 163-219

Clitia: Ovidio, Metamorfosis, IV. 256- 270

0 comentarios:

Publicar un comentario